Suiza

Suiza dispara y 70 naciones en el mundo atajan las balas.

Suiza media y al mismo tiempo «echa más fuego».

La tensión por los ensayos nucleares en Corea del Norte. El largo enfrentamiento entre América y Turquía. Sudán, Colombia. Sri Lanka, Uganda y Nepal. Se pronunciaron para mediar entre Estados Unidos y Cuba, pero no fue posible. Y cuando Cataluña afirmó su disposición para un diálogo con Madrid, el Ministerio de Exteriores suizo dio un paso atrás.

Suiza es ese país neutral y pacífico que «consume» y produce tantas armas de fuego como un niño, biberones.

El problema no es el número de armas sino la cantidad de personas que pueden tenerlas.

No en vano es el primer país de Europa y el tercero en el mundo con más armamento en la calle.

En un país de un poco más de 8 millones de personas, se estima que circulen 46 armas por cada 100 habitantes, es decir: 2.3 millones de pistolas, de acuerdo con la ONG Small Arms Survey.

El político alpino Joseph Lang lleva 30 años involucrado en la lucha contra las armas en un lugar que, pese a ser «mensajero de paz», produce y vende armas a naciones en conflicto que violan derechos humanos. Esto declaró a El Mundo:

Cada año, la Confederación Helvética se gasta 180 millones de francos suizos en ayuda a países en desarrollo, y esas naciones se gastan 150 millones en armamento suizo

Suiza exporta material bélico a más de 70 países en el mundo, incluido el Medio Oriente. Un reporte del sitio web swissinfo.ch revela que entre las polémicas exportaciones del país alpino destacan varias naciones del Golfo implicados en la guerra en Yemen, por 178 millones de francos (…) Arabia Saudita, que recibirá piezas de recarga para sistemas de defensa antiaérea y municiones por 106 millones de francos.

En su momento, el Ejecutivo analizó solicitudes de compra de Arabia Saudita, Bahréin, Jordania y Catar, implicados en el conflicto de Yemen.

¿La cifra global? Casi 500 millones de material bélico exportados anualmente.

Suiza

Estado en excepción

Están ya armados los jóvenes suizos, cualquiera puede verlos en las calles de la capital, Berna, o en cualquier otra ciudad. Ansían el combate, el enfrentamiento.

La mayoría tiene un fusil en casa. El servicio militar se los permite. Luego de finalizado, pueden quedarse con el arma de reglamento en caso de ser llamados a la acción.

Suiza está preparada para el combate. Hay más de un búnker secreto para albergar al total de la población si registran amenaza de invasión militar o ataque terrorista.

Joseph Lang reconoce que su país ha desarrollado, desde la Guerra Fría, «obsesión» en asuntos bélicos. Esa «paranoia, en parte, está vinculada con «nuestra mala conciencia porque Suiza ha obtenido muchos beneficios del resto del mundo gracias a su secreto bancario o a las empresas internacionales con sede aquí que explotan el Tercer Mundo».

Es que para los suizos portar un arma es «cuestión de honor». Es tradición. No cuesta mucho explicar entonces por qué hay 2.3 millones de armas en manos privadas cuando las licencias para estar armados son tan permisivas.

Entre los ejércitos más potentes del planeta se enlista el alpino. El personal militar disponible supera los 3 millones 614 mil reservistas. Disponen de 200 tanques y 175 aviones preparados para la defensa. O el ataque.

Papel neutral vs. tasa de homicidios

Este estado europeo es la sede de 250 organizaciones no gubernamentales e internacionales. Cruz Roja, por ejemplo. Sostiene el artículo 54 de su Constitución que la Confederación Helvética «asegura la convivencia pacífica de los pueblos y salvaguarda las bases naturales de la vida».

Sobre este cimiento se erigen 500 años de democracia y paz. Pero a estas «cifras blancas» las contrarrestan «números negros»: por cada cien mil personas, mueren 3,01 por arma de fuego.

El sitio web swissinfo.ch detalla que, al cierre del 2017, las estadísticas mostraron una de las tasas de mortalidad por arma de fuego más altas en Europa Occidental.

Los suicidios son los primeros en la lista.

 

Imagen externa e interna: Getty Images

  • Isabel Cristina Morán

    Periodista de En Conflictos. Diez años de experiencia en periodismo. Narradora. Magíster en Literatura Venezolana. Docente de Periodismo y Literatura.

  • Mostrar comentarios (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comentario *

  • nombre *

  • email *

  • website *

También podría interesarte